Información de prensa: Deportivos al alcance de todos

download-pdf
download-image
download-all
Jue, 06/09/1984 - 11:00


  • Deportivo para todos: Opel Kadett Rallye de 1966.
  • «i» de inyección: nuevo nombre «GSi» para los deportivos Opel desde 1984.
  • Deportivos de bolsillo: las generaciones del Corsa GSi desde 1988 a 2012.
  • Retorno de una leyenda: el nuevo Insignia GSi en 2017.
  • Quinta generación: vuelve el Corsa GSi.

 

Rüsselsheim/Mulhouse/Madrid. El lema de Opel siempre ha hecho referencia a la innovación y a la fabricación de automóviles que resultan placenteros de conducir, lo cual es particularmente cierto en el caso de los modelos deportivos que llevan el logo del rayo. El nuevo Corsa GSi es, por tanto, el vástago más joven de una larga tradición. Especialmente cuando hace prácticamente 50 años que el primer deportivo para todos salió de la línea de montaje de Opel.

Opel Kadett Rallye: diversión y austeridad en el carril rápido

En 1966 salió al mercado un impresionante coupé fastback de solo 850 kg de peso -inicialmente con 60 CV- que ya transmitía sensación de velocidad en parado: el Kadett Rallye. Solo un año después tuvo lugar la adecuación del motor: la nueva unidad de cuatro cilindros y 1.900 cm3 generaba 90 CV. Esto significaba que la relación peso/potencia era inferior a 10 kg por CV, unas condiciones que resultaban ideales para la competición automovilística. En la carretera, el motor 19S no solo causó sensación en el Kadett Rallye, sino también en el legendario Opel GT.

Cuando terminó su periodo de producción en julio de 1973, habían salido 103.622 Kadett Rallye de las fábricas de Opel. Así pues, el deportivo Opel estuvo al alcance de muchas personas, al igual que hoy en día lo está el Corsa GSi. El nombre del modelo deportivo sucesor se inspiró de nuevo en el Opel GT. A partir de 1975 el Kadett C llevó con orgullo la denominación adicional GT/E. La E de «inyección» («Einspritzung» en alemán) hace referencia al último logro, que transformó el motor de dos litros de cubicaje en una briosa unidad de 115 CV en el nuevo Opel Kadett GT/E. Aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, velocidad máxima de 190 km/h y tracción trasera ¿qué más podía desear un piloto deportivo? Los inicios profesionales de toda una generación de pilotos de rally tuvieron lugar al volante del rápido Opel: desde Guy Fréquelin a Walter Röhrl.

Del GT/E al GSi: «Grand Sport injection» para todos

En la siguiente generación de modelos, Opel cambió la denominación de sus populares coches deportivos de GT/E a GSi: «Grand Sport injection». El nombre internacional y la «i» de inyección tenían por objetivo reforzar el posicionamiento en los mercados de exportación. Todo comenzó en 1984 con el Kadett E y los 115 CV de un vigoroso motor de 1.800 cm3. En 1988, el cubicaje del Kadett GSi 16V volvió a aumentar a dos litros; gracias al árbol de levas doble y a la tecnología de cuatro válvulas por cilindro (¡con las válvulas de escape rellenas de sodio para una mejor refrigeración!) la potencia aumentó hasta los 156 CV (150 CV con catalizador equipado con sonda lambda). Un motor legendario con el que, por ejemplo, las futuras estrellas de Fórmula 1 Jos Verstappen (1993), Jarno Trulli (1996) y Nick Heidfeld (1997) ganaron el Campeonato Alemán de Fórmula 3. Esta extraordinaria potencia permitía al Kadett acelerar de 0 a 100 km/h en apenas ocho segundos y propulsaba al GSi hasta 215 km/h.

Otras líneas de modelos también se beneficiaron de la idea del deportivo GSi. En el otoño de 1984 apareció el Manta GSi con 110 CV, y, a partir de 1988, un coche tan dinámico como una motocicleta: ultracompacto, 820 kg de peso, con atrevidos pasos de ruedas, asientos deportivos, una potencia de 100 CV y velocidad de 188 km/h. Había nacido el primer Opel Corsa GSi. Después le siguieron todas generaciones futuras del modelo. El Corsa B GSi de 16V con 109 CV y un poderoso par a bajas revoluciones, el Corsa C GSi con 125 CV y una velocidad máxima de 202 km/h, y, a partir de 2007, el Corsa D GSi, que incluía por primera vez un motor turboalimentado y desarrollaba 150 CV con su motor de 1.600 cm3. En agosto de 2012 había concluido el periodo del Corsa deportivo y Opel hizo una pausa en la fabricación de los modelos GSi. Hasta que cinco años después sucedió algo emocionante.

Impresionante retorno en el IAA: Opel Insignia GSi

En el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt (IAA) de 2017, el Opel Insignia GSi celebró su debut mundial y el retorno de los modelos GSi. La berlina deportiva Insignia a la que se denominó Grand Sport y el modelo familiar, Sports Tourer, fueron dos estrellas que brillaron con luz propia en el stand de Opel. El Insignia GSi incorpora un chasis perfectamente ajustado y tracción a las cuatro ruedas con reparto vectorial del par para disfrutar de extraordinaria precisión al conducir e impresionantes velocidades de paso por curvas.

El BiTurbo de dos litros genera 210 CV/154 kW y entrega un par máximo de 480 Nm (consumo de combustible:[1] urbano 9,4 l/100 km, extra-urbano 5,8 l/100 km, combinado 7,1 l/100 km; emisiones de CO2 combinadas 187-188 g/km). Con todo ello, el Opel Insignia GSi Grand Sport alcanza la velocidad máxima de 233 km/h y el Sports Tourer llega a 231 km/h.

Un año después de la presentación del Insignia, Opel continúa la saga con el Corsa GSi. El especialista en curvas está propulsado por el motor turbo de 1.4 litros de 150 CV/110 kW (consumo de combustible1: urbano 7,7-8,0 l/100 km; extraurbano 5,1-5,5 l/100 km; combinado 6,0- 6,4 l/100 km; 138-147 gr/km de CO2). El pequeño deportivo acelera de 0 a 100 km/h en solo 8,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 207 km/h.

 

[1] Valores medidos según WLTP y convertidos a NEDC a efectos de comparación.

Scroll